miércoles, 12 de abril de 2017

Hot cross buns



INGREDIENTES:

300 ml. leche tibia
50 gr. Mantequilla derretida
600 gr. harina de fuerza
1 cucharadita sal
130 gr. azúcar
7 gr levadura instantánea de panadero
1 huevo L
70 gr. de pasas sultanas
1 cucharadita de canela
1/8  cucharadita clavo
1/8 cucharadita nuez moscada
Para la pasta de las cruces:
70 gramos de harina
5 cucharadas de leche
Para pincelar los bollitos:
3 cucharadas mermelada de albaricoque
2 cucharadas de agua

PREPARACIÓN:

Mezcla la harina con la levadura de panadero, el azúcar, la canela, el clavo, la nuez moscada y la sal.
Agrega a la mezcla anterior la mantequilla y el huevo.
Ve añadiendo la leche  poco a poco y con el gancho de amasado mezcla despacito todo hasta que la masa se desprenda de las paredes del bol
Si la masa está pegajosa  y no se despega de las paredes echa cucharadas de harina (de una en una y sin pasarte), hasta que se despegue y se quede pegada al gancho. Continúa amasando unos pocos minutos más hasta que la masa esté suave y uniforme.
Tapa el bol con un paño húmedo y deja levar durante una hora o hasta que haya doblado el volumen.
Una vez llegado a este punto pon la masa en la encimera ligeramente enharinada y aplástala bien para desgasificar
Añade las pasas sultanas y amasa hasta que todo esté bien integrado,  corta entonces la masa en porciones de unos 65 gr.
Dales forma de panecillos a las porciones mediante la técnica del boleado (en internet tienes mogollón de videos explicativos), colócalas con bastante separación en una bandeja de horno con papel de hornear.
 Cubre los bollitos con papel film engrasado, pero sin que los aplaste para que puedan crecer y déjalos levar 1 hora o hasta que doblen el tamaño.
Enciende el horno a 190º
En un bol pequeño pon los 70 gr. de harina y ve incorporando las 5 cucharadas de leche una a una hasta que obtengamos una pasta espesa pero lo bastante liquida como para poder hacer las cruces de los bollitos. Es posible que no necesites poner toda la leche.
Llena con esta pasta una manga pastelera (en su defecto puedes usar una bolsa de las de congelación), corta un poco la punta  y dibuja las cruces sobre los bollos cuando hayan levado y ya estén listos para hornear.
Hornéalos durante 15-20 minutos o hasta que estén doraditos.
Cuando los saques del horno déjalos enfriar por completo sobre una rejilla.
Disuelve la mermelada de albaricoque con las 2 cucharadas de agua y calienta unos segundos en el microondas. Pásalo por un colador y pincela con esta mezcla caliente los bollitos que deben estar completamente fríos.


Notas:


Esta receta está sacada del libro Delicias para compartir de Bea Roque, aunque con algunas modificaciones y algunas exclusiones, como la piel de naranja escarchada en la masa.

Estos bollitos especiados y ligeramente dulces se preparan tradicionalmente el viernes Santo en los países anglosajones, la cruz que se dibuja sobre ellos representa la crucifixión de Jesucristo. 
Se les atribuyen algunas leyendas y supersticiones, como que protegen los hogares contra incendios si se cuelga uno en la cocina y también que saldrán buenos panes durante todo el año, el panecillo hay que cambiarlo todos los años.
Si dos amigos comparten uno de estos panecillos, aseguran su amistad por todo el año también.... 

Los puedes conservar en una lata metálica, pero pierden la ternura en un par de días.

También creo que pueden congelarse, aunque no sé yo como hacerlo, porque al cubrirlos con mermelada quedan bastante pegajosillos.

Otra opción es abrirlos por la mitad, tostarlos y rellenar al gusto, a mí me gustan con fiambre de pavo y queso de untar, pero con mermelada también estarán muy buenos, a gusto de cada cual.