miércoles, 15 de noviembre de 2017

Galletas de calabaza


  Ingredientes: (para unas 28 unidades)

– 220 g. de harina 
– ½ cta de levadura química en polvo
– ½ cta de bicarbonato sódico
– 1 pizca de sal
– 1 cta de canela en polvo
– ¼ cta de nuez moscada molida
– 1/4 cta de jengibre en polvo 
1 punta de cuchillo de clavo molido
– 110 g. de mantequilla a punto pomada
– 50 g. de azúcar moreno o panela
– 100 g. de azúcar blanca
– 1 cta de extracto de vainilla de buena calidad
– 100 g. de puré de calabaza (puede ser casero dejando escurrir bien el líquido)
– 100 g. de chips de chocolate

  Preparación:

En un bol grande pon la harina, la levadura, el bicarbonato, la sal, la canela, la nuez moscada, el jengibre y el clavo molido. Mezcla todo bien con unas varillas manuales o un tenedor y reserva.
Pesa la mantequilla, el azúcar moreno y el azúcar blanco, ponlo todo en el bol de la amasadora y mezcla unos minutos hasta que esté  cremoso. En caso de no tener amasadora se puede hacer manualmente o con unas varillas eléctricas. Raspa las paredes del bol.
Agrega la vainilla y el puré de calabaza y bate despacio hasta que se integre
Añade la harina, levadura, bicarbonato y especias y mezcla hasta que la masa quede sin restos de harina, como siempre sin pasarnos.
Incorpora los chips de chocolate y remueve la masa con una espátula a mano, hasta que veas que quedan repartidos más o menos de forma homogénea
Envuelve la masa con film transparente y deja reposar en la nevera por unas  2 horas, para que la masa tome cuerpo y se combinen bien los sabores.
Enciende el horno a 180º con calor arriba y abajo
Haz bolas con la masa, del tamaño de una nuez aproximadamente y colócalas  sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear, separadas entre sí porque crecen y sin aplastar.
Hornea durante 12 - 14 minutos, a 180º.
Pon las galletas sobre una rejilla y deja que enfríen. O casi, porque aún tibias están de lujo, con los chips aún derretidos  . . . 
  Fuente: Adaptada de misthermorecetas.com



miércoles, 23 de agosto de 2017

Tarta fría de yogur y Maracuyá



















Ingredientes (PARA MOLDE DE 1 LITRO de silicona):


Para la tarta:
20 g de gelatina en polvo neutra
90 ml de agua fría
375 g de yogur natural sin azúcar (3 Yogures)
50 g de pasta de fruta de la pasión
400 ml de nata para montar ( con mínimo 35% M.G.)
120 g de azúcar

Para decorar:
Mango en láminas o lo que gustes. A mi me parece que el mango y la fruta de la pasión combinan a la perfección.

preparación:

Comienza poniendo el agua fría sobre la gelatina en polvo.

Remueve bien para que toda la gelatina quede hidratada y déjala reposar durante 10 minutos.

Mientras, pon la nata para montar en la batidora. 
Bate a velocidad alta durante 2 minutos para que monte un poquito. 
Pasado este tiempo estará a medio montar, así que es el momento de añadir el azúcar y batir durante 1 o 2 minutos más, o hasta que la nata tome algo de consistencia. Pasados los 3-4 minutos de batido, ya tendrás una nata montada, pero no muy dura, justo lo que necesitas para esta tarta.

En otro bol pon el yogur natural, añade la pasta concentrada de fruta de la pasión y mezcla. Si quieres, la puedes hacer con la propia pulpa de la fruta o con yogures que sean del sabor que quieras conseguir. Por supuesto con cualquier otro sabor de pasta de fruta.

Pasados los 10 minutos de reposo de la gelatina, ya la tendrás lista. Introdúcela al microondas unos segundos para que se vuelva líquida (unos 20 según potencia, no conviene excederse, ya sabes que a más de 40º pierde efectividad). 

Una vez líquida, vierte el yogur poco a poco sobre la gelatina y remueve para repartirla bien. 
Hecho esto, añade la nata montada. Al principio agrega un par de cucharadas de nata y remueve con las varillas, así se igualarán un poco las densidades y después será más fácil mezclar el resto de la nata con movimientos envolventes. 
Cuando toda la mezcla tenga un color homogéneo estará lista para ponerla en el molde.
Para asegurarte que luego se desmolda bien la tarta, rocía  el interior del molde  con spray antiadherente ( o un poco de mantequilla derretida). Repártelo bien con papel de cocina por todo el interior y retira el exceso.
 Hecho esto, pon el molde sobre una bandeja y vierte la mezcla de yogur en su interior.

Cuando termines, alisa la parte superior con una espátula y asegúrate de que todo el molde está bien relleno hasta el borde superior. 
Una vez listo mételo con la bandeja al congelador un mínimo de 4 horas. 
Prepara un plato suficientemente grande para presentarla. 
La tarta estará muy congelada, así que estará perfecta para desmoldar, estando dura te resultará mucho más sencillo sacarla del molde sin que se estropee.


Una vez en el plato, decórala como prefieras y métela en el frigorífico hasta que termine de descongelarse.



miércoles, 2 de agosto de 2017

Tarta de yogur sin horno

INGREDIENTES

- 240 gr. de sobaos pasiegos
- 1 Cucharada (tbsp) de mantequilla derretida
- 15 gr. de gelatina en polvo
- 6 cucharadas (tbsp) de agua
- 600 ml. de yogur griego azucarado a temperatura ambiente
- 75 gr. de azúcar
- Ralladura y zumo de medio limón
- 300 ml. de nata para montar mínimo 35%MG. 





PREPARACIÓN

Tritura los sobaos y mézclalos bien con la mantequilla derretida. 

Cuando obtengas una pasta, forra el fondo de un molde rectangular de unos 24 cm. Nivela bien la masa de sobaos y déjala reposar en la nevera.

En un bol pequeño pon la gelatina y el agua. Deja reposar  5 minutos para que se hidrate.

En otro bol mas grande mezcla el yogur, la ralladura, el zumo y el azúcar.
Monta la nata bien fría en un bol aparte y reserva.

En un cacito a fuego bajo pon la gelatina y remueve hasta que se licúe, recuerda que a mas de 40º la gelatina pierde propiedades. 
Después mezcla la gelatina con la mezcla de yogur reservada. Siempre agrega la mezcla de yogur poco a poco en la de gelatina, nunca al revés. Remueve bien hasta integrar todo por completo.

Incorpora a la mezcla anterior la nata montada, con movimientos envolventes para que no se baje y el resultado sea mas esponjoso.


Vierte la mezcla sobre el molde con la base de sobaos que tenías enfriando en la nevera,  alisa la superficie, tapa con film transparente y déjalo reposar en la nevera durante un mínimo de 6h.

Una vez bien frío, desmóldalo con cuidado, pasando una espátula por el borde lateral para despegarlo del molde. 
La próxima vez que lo haga, rociaré el monde con spray desmoldeante, retirando el exceso con papel de cocina, porque a pesar de usar un molde de silicona desmontable, no  salió muy limpiamente.
Puedes decorar con miel y alguna fruta. 

Notas:

Es muy importante que los yogures estén a temperatura ambiente, ya que el contraste frío y calor con la gelatina puede hacer que queden grumos.

No te saltes el reposo de 6 horas en el frigorífico, así su textura será ideal. Si tienes poco tiempo haz la tarta el día antes y déjala toda la noche en la nevera.

En esta ocasión he decorado la tarta con unas rodajas de melocotón en almíbar, pero puedes decorarla con otra fruta de tu elección

Fuente: Blog de MegaSilvita

miércoles, 19 de julio de 2017

Bundt Cake de lavanda y limón



Ingredientes
·        160 g de azúcar blanco
·        1 y 1/2 cucharadita de flores secas de lavanda (también llamadas espliego,        aptas para el consumo)
·        160 g (1 ½ cups) de harina de trigo de uso común
·        40 g de fécula de patata o en su defecto maizena
·        ½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)
·        ½ cucharadita de bicarbonato sódico
·        ¼ cucharadita de sal
·        2 huevos (L)
·        120 ml (½ cup) de aceite de oliva suave, o girasol
·        225 g (1 cup) de yogur griego natural sin azúcar
·        Ralladura de 1 limón mediano
·        30 ml (2 cucharadas) de zumo de limón
·        Azúcar glas, para espolvorear

Elaboración

Enciende el horno para que se vaya calentando a 175º, posición central. 
Prepara el molde (uno de Ø20 con pared alta o uno de Bundt de 10 tazas)
Tritura las flores de lavanda junto con el azúcar, hasta que las flores no se distingan y el azúcar esté hecho polvo (pobre azúcar ☺)
En otro bol tamiza la harina con la levadura, el bicarbonato y la sal. Reserva.
Añade el azúcar que antes has triturado y mezcla bien con unas varillas.
El otro bol aparte bate los huevos con el aceite y el yogur hasta obtener una mezcla homogénea.
Haz un hueco en los ingredientes secos y echa en él la mezcla líquida.
Añade el zumo de limón y la ralladura e integra con una espátula de silicona, justo hasta que todo esté medianamente combinado o quedará un bizcocho denso y pesado
Vierte la mezcla en el molde que previamente has preparado y hornea durante unos 45-50 minutos, hasta que al insertar una brocheta salga limpia sin restos de masa.

Sácalo del horno y déjalo reposar en el molde 10 minutos antes de desmoldar y poner a enfriar en una rejilla.

Fuente: Adaptada de Pemberley & cupcakes

miércoles, 5 de julio de 2017

Tarta de fresas y frambuesas




Ingredientes para un molde de 11 x 33 cm.:
Para la base:
250 g. de harina repostería
125 g. de mantequilla fría
60 g. de azúcar glasé
1 huevo

Para el relleno:
500 g. de fresas (si no añadimos las frambuesas serán 750 g.)
250 g. de frambuesas
80 g. de azúcar
40 g. de maizena

Para el acabado:
1 huevo batido

Preparación: 

Enciende el horno para que se vaya calentando a 180º.
Pon en un bol la mantequilla, el azúcar y la harina y pellizca con los dedos hasta conseguir unas migas tipo arena.

Añade el huevo y mezcla amasando hasta obtener una masa lisa y sin grumos.
Coloca la masa entre dos papeles de hornear y estira con un grosor de unos 3 mm.
Si hace mucho calor, déjala reposar en la nevera 30 minutos. Si no está demasiado blanda la puedes colocar sobre el molde, cubriendo bien los huecos. Corta el sobrante y deja reposar en la nevera 10 min.
La masa que sobra, la vuelves a estirar y la dejas reposar en la nevera.
Mientras reposa la masa, pon en un bol las fresas lavadas, sin hojas y cortadas en trocitos. Agrega las frambuesas.
Añade la maizena y el azúcar y mezcla para que se impregnen bien.


Retira el molde de la nevera, vierte las fresas y alisa la superficie.
Retira también de la nevera el resto de masa que te ha quedado y con un cuchillo o corta pizza haz tiras de unos 5 mm de ancho y las vas colocando por encima para hacer el enrejado.
Como aún te quedará un poquito de masa puedes cortar unas flores, o lo que tengas o quieras, para adornar el enrejado.
Pincela  las tiras de masa con el huevo batido, coloca las flores y pincela también las flores.

Hornea 30 minutos, saca del horno y deja reposar 5 minutos. Después con cuidado desmolda sobre una rejilla. 

Fuente: Dulces Bocados




viernes, 16 de junio de 2017

Galletas con stencil y cacao en polvo


 Grabé un video de la decoración de estas galletas . . .  pero no sé por qué no lo he podido subir, tendré que practicar más con el editor de video. . .
Es tan sencillo como, sobre la masa estirada (sin refrigerar) colocar el stencil (Plantillas que se venden ya preparadas), y con un pincel impregnado en cacao en polvo dar ligeros toquecitos por los huecos del esténcil hasta que se vea claramente que el cacao va oscureciendo y marcando el dibujo sobre la masa. Luego hay que refrigerar un par de horas y después cortar las galletas y hornear. 





miércoles, 31 de mayo de 2017

Tarta de queso esponjosa


ingredientes:

50 gr. de mantequilla
50 gr. de queso crema
65 ml. de leche
4 yemas de huevo
30 gr. de harina
30 gr. de maizena
7 claras de huevo
70 gr. de azúcar

Preparación:

Pon en una cacerola o cazo, a fuego medio-bajo, la mantequilla, el queso crema y la leche y remueve con unas varillas manuales hasta que la mezcla quede homogénea. 
Retira del fuego deja enfriar. 
En otro bol grande bate las yemas y agrega en hilo la mezcla del queso, removiendo con las varillas hasta que se integre todo perfectamente..

Enciende el horno 160º calor arriba y abajo.

Tamiza la harina con la maizena poco a poco sobre la mezcla anterior y mezcla  hasta que no queden grumos de harina.

Monta las claras con unas varillas (eléctricas mejor) hasta que formen picos blandos y entonces agrega el azúcar poco a poco y sigue montando hasta que formen picos duros.
 Agrega las claras montadas en varias veces y con movimientos envolventes al resto de los ingredientes.

Vierte la mezcla en un molde de unos 18 cm de diámetro que sea alto, forrado por dentro con papel de hornear (importante, fondo y laterales) y golpéalo un par de veces sobre la encimera para liberar las burbujas de aire de mayor tamaño.
Si vas a usar un molde desmontable asegúrate de envolver por fuera el fondo y los laterales con papel de aluminio, dos veces para evitar cualquier fuga.

Coloca el recipiente lleno de masa en otro molde más grande para hornear, forrado con dos trozos de papel de cocina en la base, eso ayuda a que el calor se distribuya uniformemente. 
Llena el más grande con aproximadamente dos centímetros y medio de agua caliente. Al baño María de toda la vida, vaya.

Introdúcelo en la parte baja del horno 25 minutos a 160º + 40 minutos a 140º, o hasta que veas que está cuajado. Para entonces casi habrá doblado su volumen.

Si ves que se está tostando mucho por arriba y aún falta tiempo de horneado, puedes cubrirlo holgadamente y sin apretar, con un trozo de papel de aluminio.

Retíralo del horno e inviértelo cuidadosamente sobre tu mano dominante, y  mientras lo sujetas con ésta, ve desprendiendo el papel con la otra. 
Ten mucho cuidado y usa unos guantes de horno o algún paño, ya que estará caliente. Ahora voltéala sobre el plato de servir. También puedes invertir la tarta en un plato directamente, pero esto hará que se desinfle más. 


Espolvorea la parte superior con azúcar glas y sírvelo con fresas mientras aún está caliente. MMnnnnnnn ☺

Fuente: Adaptada de Bien Tasty, tenéis un vídeo explicativo en el enlace.